Adriano E, Borrione L, Tortella G, Sampaio B, Cretaz B, Machado Vieria, R, Moffa H, Aparicio L, Fraguas R,

Fernandes de Siva A, Martins I, Goerigh S, Lafer B, Klein I, Gattaz W, Lotufo A, Brunoni R

JAMA Psychiatry 2018; 75 (2): 158-166

La estimulación transcraneal mediante corriente continua  (tDCS, por sus siglas en inglés) es una modalidad de estimulación cerebral no invasiva que aplica corrientes débiles y directas al cerebro a través de electrodos que se colocan sobre el cuero cabelludo. Generalmente esta técnica se aplica sobre la corteza prefrontal dorsolateral y se ha constatado su eficacia sobre todo en depresión unipolar. En cambio hay muy pocos datos de su posible utilidad en depresión bipolar a pesar de que este tipo de estimulación permite actuar sobre estructuras implicadas en el control cognitivo, regulación emocional y síntomas depresivos.

Recientemente la prestigiosa revista JAMA Psychiatry ha publicado los resultados de un ensayo clínico multicéntrico randomizado realizado para evaluar la eficacia y seguridad de tDCS  como tratamiento coadyuvante en depresión bipolar. Los autores diseñaron un estudio clínico aleatorizado, doble ciego y controlado en pacientes con un episodio depresivo en el contexto de un trastorno bipolar tipo I y tipo II. La muestra estaba compuesta por 59 pacientes ambulatorios que realizaban un tratamiento farmacológico estable.

Estos pacientes tenían que presentar un episodio depresivo con una puntuación superior a 17 en la escala para la depresión de Hamilton (concretamente en la versión de 17 items). El periodo del estudio comprende desde el 1 de julio de 2014 hasta el 30 de marzo de 2016. Los pacientes han recibido tratamiento activo con tDCS mediante 10 sesiones prefrontales diarias de 30 minutos de duración (2 mAP, anodal izquierda y catódica derecha) o realizaban intervención simulada con las mismas características. Posteriormente la frecuencia pasaba a una sesión cada 15 días hasta la sexta semana.

Los autores utilizaban diversos cuestionarios para recogida de datos con el objetivo de evaluar eficacia y seguridad de la técnica. Después se analizaban todos los datos mediante el criterio de intención de tratar. Los resultados completos se pueden consultar en la lectura del artículo.

Los resultados recogen los datos correspondientes a 59 pacientes (68%  mujeres) con una edad media de 45,9 años. Poco más de la mitad de la muestra estaba compuesta por pacientes con trastorno bipolar tipo I (36, 61%) y el resto se corresponden con trastorno bipolar tipo II (23, 39%). Tras la aleatorización, los pacientes realizaban el estudio mediante la metodología propuesta. En total, 52 pacientes finalizaron el estudio.  En el análisis por intención de tratar, los pacientes en la condición tDCS activa mostraron una mejoría significativamente superior en comparación con los que recibieron estimulación simulada.

Las tasas de respuesta acumulada fueron más altas en los grupos de tratamiento activo frente a tratamiento simulado (67.6% frente a 30.4%;)  pero no en relación a las  tasas de remisión (37.4% frente a 19.1%) . Los efectos  adversos, incluidos los virajes afectivos aparecidos tras el tratamiento, fueron similares entre todos los grupos, excepto por el enrojecimiento de la piel localizado que fue mayor en el grupo activo (54% versus 19%; P = .01).

En resumen y de acuerdo a los resultados de este estudio, la estimulación transcraneal de corriente continua puede ser una modalidad terapéutica coadyuvante eficaz y segura en el manejo de la depresión bipolar. Estos resultados preliminares son prometedores y plantean el interés para realizar otros ensayos clínicos con el objetivo de examinar la eficacia de tDCS en una muestra más grande de pacientes con depresión bipolar.