Khals HK, Baldessarini RJ, Tohen M, Salvatore P

Int J Bipolar Disorder 2018  11; 6(1): 18

doi 10.1186/s40345-018-0126-8

 

Recientemente la revista de acceso libre, “Int J Bipolar Disord” ha publicado un artículo dirigido al estudio de las conductas agresivas en los primeros episodios psicóticos de pacientes con trastorno bipolar tipo I. Se trata de un problema clínico que aparece con cierta frecuencia y que complica el manejo conductual de la enfermedad aparte de la repercusión que aparece en el entorno del paciente.

Es interesante que aparezca en esta publicación ya que se trata del órgano oficial de difusión de, entre otras redes, la Red Europea de Centros Expertos en Investigación en Trastorno Bipolar (ECNP-ENBREC). El artículo completo se puede leer online ya que la revista “Int J Bipolar Disord” pone todos los artículos a disposición de los profesionales de forma gratuita.

El estudio analiza una muestra de 216 pacientes hospitalizados con un primer episodio psicótico y que presentan el diagnóstico, según criterios DSM-IV TR de trastorno bipolar tipo I.  Los autores analizan las conductas agresivas durante el mes previo a la hospitalización mediante diversos cuestionarios psicométricos y se cuantifican las mismas. Asimismo se realiza una completa evaluación clínica y sociodemográfica. La muestra total se subdivide en pacientes con un comportamiento agresivo versus pacientes sin conductas agresivas.

La agresión se identificó en 23 de 216 pacientes (10,6%). Los pacientes que presentaban conductas agresivas se asociaron significativamente con diversas variables, concretamente intentos de suicidio reciente (OR=4,86), abuso de alcohol (OR=3,63), alteración del aprendizaje (OR=3,14) y episodio maníaco como forma de inicio (OR=2,59). Es decir, las probabilidades de realizar una conducta agresiva durante un primer episodio psicótico en un paciente con trastorno bipolar tipo I aumentaron casi 5 veces con un intento de suicidio reciente, más de 3 veces con abuso de alcohol o trastorno del aprendizaje comórbido y 2,6 veces si el primer episodio presentaba rasgos maníacos.

Los autores no encontraron relación significativa con otras variables como edad, sexo, trastorno de personalidad comórbido, tiempo de recuperación o capacidad funcional.

Por tanto los resultados del trabajo sugieren identificar precozmente pacientes con un riesgo elevado de presentar conductas agresivas en aquellas poblaciones clínicas con trastornos del aprendizaje o abuso de alcohol comórbidos que hayan realizado tentativas autolíticas recientemente y que hayan debutado con un primer episodio maníaco.

Identificar estas características clínicas puede ayudar a realizar una detección precoz del riesgo de agresividad y establecer medidas terapéuticas más específicas encaminadas a disminuir estas conductas agresivas.