BrainNews
Charlie “Bird” Parker, el genio y las drogas

Charlie “Bird” Parker, el genio y las drogas

En este 2020 se cumple el centenario del nacimiento de uno de los más importantes músicos de jazz: Charles Christopher Parker Jr. más conocido como Charlie Bird Parker o simplemente Bird. Fue un músico de jazz afro-americano, saxofonista y compositor, unos de los padres del bebop, caracterizado por la velocidad de sus tempos y la experimentación armónica. Su vida fue breve, 34 años, pero intensa, con problemas con el alcohol y las drogas y varios ingresos psiquiátricos.

Hijo único, nació el 29 de Agosto de 1920 en Kansas City, Kansas. Su madre, Adelaida (Addie) Bailey Parker, procedía de Oklahoma y su padre Charles Parker era un bailarín de claqué de Memphis que abandonó a la familia cuando Charlie tenía unos 12 años; a los 7 años se mudó con su familia a Kansas City, Missouri, donde pasó el resto de su infancia. Empezó a tocar el saxofón a los 13 años en grupos semiprofesionales, dejando la escuela a los 15 para dedicarse por completo a la música; nunca acudió a un conservatorio y su aprendizaje fue fundamentalmente autodidacta. A esa edad se inicia en el consumo de alcohol y drogas (marihuana, benzedrina y heroína fundamentalmente). Al año siguiente (1936) se casa en Julio con Rebecca Ruffin y en Noviembre sufre un grave accidente de coche con fracturas costales y espinales que le producían fuertes dolores para los que le recetan morfina favoreciendo su adicción a la heroína. En 1938 nace su primer hijo, Leon Francis Parker y al años siguiente visita por primera vez Nueva York (entonces el centro principal de la actividad musical y de negocio del jazz), permaneciendo en la ciudad casi un año, trabajando como lavaplatos en un club en el que actuaba el pianista Art Tatum y participando en jam sesions (sesiones de improvisación), pero sin llegar a conseguir vivir de la música. Vuelve a Kansas City, uniéndose a la banda de Jay McShann y en 1940 se separa de Rebecca, aunque no consta su divorcio legal y conoce a alguien muy importante en su carrera: el trompetista Dizzy Gillespie. En 1941 realiza sus primeras grabaciones comerciales y al inicio de 1942 actúa en Nueva York en el Salón Savoy con el resto de la banda.

A finales de 1942 Parker cambia a la orquesta de Earl Hines , siendo la causa de su expulsión de la banda anterior su adicción a la heroína, tras perder el conocimiento en escena por una sobredosis; en su nueva banda coincide con Dizzy Gillespie. Tras unas grabaciones privadas con Gillespie, éste abandona la banda de Hines, en la que Parker permanece unos meses más. En Abril de 1943 se casa en Washington con Geraldine (Gerri) Scott, aunque la pareja duró solo unos meses, regresando Charlie en ese mismo año a Kansas City. En 1944 vuelve a Nueva York y se incorpora a una nueva banda liderada por Billy Eckstine, integrada por antiguos miembros de la banda de Hines, incluyendo a Gillespie; a este grupo se le considera como la primera gran banda de bebop. Entre 1942 y 1944 se produce una huelga en la industria discográfica por lo que no hay grabaciones oficiales de todo este periodo, sólo algunas grabaciones privadas que han sido parcialmente recuperadas.

1945 supone un giro en la carrera de Parker: en Nueva York lidera su propio grupo por primera vez y trabaja de forma intensiva con Gillespie en pequeños conjuntos. En Diciembre de ese año él y Gillespie llevan el nuevo estilo de jazz a Hollywod, cumpliendo con un contrato de seis semanas en un club nocturno. Parker continuó trabajando en Los Angeles, grabando y actuando en conciertos y en clubs nocturnos hasta el 29 de Junio de 1946 en que tras un episodio psicótico y estar detenido 10 días ingresa en el Camarillo State Hospital, siendo sometido a una desintoxicación de alcohol y drogas; fue dado de alta en Enero de 1947 y retomó su trabajo en Los Ángeles. Parker volvió a Nueva York en Abril de 1947, formando un quinteto con Miles Davis, Duke Jordan, Tommy Potter y Max Roach, que grabó varias de sus composiciones más famosas.

Los años de 1947 a 1951 fueron el periodo más fértil de Parker: trabajó en una amplia variedad de escenarios (clubs nocturnos, conciertos, estudios de radio y de grabación) con sus propios grupos, con un grupo de cuerda, con bandas afroamericanas y como solista invitado con músicos locales. Grabó algo más de la mitad de su repertorio y visitó Europa en 1949 y 1950. Aunque todavía afectado por problemas relacionados con el alcohol y las drogas atrajo gran cantidad de músicos seguidores y disfrutó de cierto éxito financiero. En 1948 se casa en Tijuana con Doris Sydnor, matrimonio que no llega a durar un año al volver Parker a consumir heroína.

Desde 1950 convive con Chan Richardson (con la que no llegó a casarse) con la que tiene dos hijos: Pree, nacida en 1951 con una cardiopatía y una fibrosis quística, fallecida a los dos años y medio por una neumonía mal tratada (Parker carecía de dinero para proporcionarle el tratamiento adecuado) y Baird, nacido en 1953. En Julio de 1951, tras ser detenido por posesión de heroína, se le retira la licencia para cabarets de Nueva York, lo cual supuso la imposibilidad para ser contratado en locales nocturnos en la ciudad y le obliga a una vida más itinerante hasta que consigue recuperar la licencia en otoño de 1953. Una de sus actuaciones más destacadas tuvo lugar en Toronto el 15 de Mayo de 1953 con el pianista Bud Powell, el percusionista Max Roach, el contrabajista Charles Mingus y, el trompetista Dizzy Gillespie; Bird apareció sin instrumento tras haberlo vuelto a empeñar a cambio de algo de droga, por lo que tuvo que tocar con un saxofón de plástico prestado. Siendo contratado esporádicamente, acumulando deudas y con deterioro en su salud física y mental, realizó dos tentativas de suicidio en 1954 tras la muerte de su hija e ingresó voluntariamente en el Bellevue Hospital de Nueva York durante 3 meses. Su última actuación pública fue el 5 de Marzo de 1955 en Birdland, un club de Nueva York denominado con su nombre. Murió 7 días después en el apartamento de Manhattan de su amiga la Baronesa Pannonica de Koenigswarter, hermana de Lord Rothschild. El médico que firmó el certificado de defunción lo describió como un hombre de unos 50 o 60 años, en vez de los 34 que tenía. La causa oficial de la muerte fue una neumonía lobar y un probable ataque cardiaco según el informe de la autopsia. Sin embargo presentaba varias patologías médicas: úlcera péptica, cirrosis hepática (Adams 2009) e incluso neurosífilis (Breitenfeld y col 2017).

Son numerosos los casos de artistas que han combinado el uso y abuso de alcohol y drogas con la creación, entre los que se cuentan escritores (como Poe, Baudelaire, Wilde o Huxley), pintores (como Van Gogh, Picasso o Warhol) o músicos (como Bob Marley, Jimi Hendrix o Kurt Cobain). Wills (2003) en una revisión de las biografías de 40 músicos de jazz del bebop encuentra como patología psiquiátrica más frecuente la dependencia a la heroína (en 22 sujetos, el 52,5 %), seguido de la dependencia de alcohol (en 11 sujetos, el 27.5%); además en el caso de Charlie Parker propone el diagnósticos de Episodio depresivo mayor.
Su vida y obra han sido fuente de inspiración para numerosas piezas musicales e incluso una ópera, Charlie Parker’s Yardbird, estrenada en 1915. También el relato de Julio Cortázar El perseguidor publicado en 1959 e incluido en el libro Las armas secretas y la película Bird dirigida por Clint Eastwood en 1988 le rinden homenaje.
Charlie Parker encarna la figura del genio que destaca por encima de sus problemas con el alcohol y las drogas o su enfermedad mental. Balliett (1976) transcribe las reflexiones del médico que trató a Parker en el Camarillo State Hospital: “Un hombre que vive el instante, que vive por el principio del placer, la música, la comida, el sexo, las drogas, con una personalidad fijada a nivel infantil. (…) Salvo por su música, un miembro potencial del ejército de psicópatas que abastece a las poblaciones de las cárceles y las instituciones mentales”.

Su vida estuvo presidida por su adicción a la heroína y al alcohol, con periodos de desintoxicación (su estancia en Caramillo) y posteriores recaídas; pero a pesar de ello tenía momentos de lucidez en que llegó a afirmar, como señalan Tolson y Cuyjet (2007), «Cualquier músico que diga que está tocando mejor “en el té, en la aguja o cuando está en su jugo” (argot para referirse a drogado), es un simple mentiroso».

Bibliografía:

  • Adams P. The lost years: The impact of cirrhosis on the history of jazz. Can J Gastroenterol 2009; 23 (6): 405-406.
  • Balliett W. BIRD. The brilliance of Charlie Parker. The New Yorker. February 23, 1976. Accesible en https://www.newyorker.com/magazine/1976/03/01/bird-whitney-balliett.
  • Birdlives. The life of Charlie Parker Jr. Accesible en https://www.birdlives.co.uk/home.
  • Breitenfeld D, Kust D, Breitenfeld T, Prpić M, Lucijanić M, Zibar D, Hostić V, Franceschi M, Bolanča A. Neurosyphilis in Anglo-American Composers and Jazz Musicians. Acta Clin Croat. 2017; 56: 505–511.
  • Priestley B. Chasin’ the Bird. The Life and Legacy of Charlie Parker. New York: Oxford University Press, 2005.
  • Pryor WA. Charlie Parker at Camarillo. IAJRC Journal; Dayton. 2011; 44 (4): 9-10.
  • Tolson G, Cuyjet M. Jazz and substance abuse: Road to creative genius or pathway to premature death. Int J Law Psychiatry 2007; 30: 530-8.
  • Wills G. Forty lives in the bebop business: Mental health in a group of eminent jazz musicians. Br J Psychiatry 2003; 183: 255-9.
  • Woideck C. Charlie Parker: His Music and Life. Ann Arbor: The University of Michigan Press, 1997.

Dr. Carlos Delgado

Licenciado en Medicina por la Universidad Autónoma de Madrid (1978). Especialista en Psiquiatría vía MIR en el Hospital Clínico de Santiago de Compostela (1984). Doctor en Neurociencias por la Universidad de Vigo (2009). Profesor de la Escuela Universitaria de Enfermería del Hospital Meixoeiro de Vigo de 1991 a 2018. Ex -Profesor Asociado del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Santiago de Compostela y Ex tutor de Residentes de la especialidad de Psiquiatría. Facultativo Especialista de Área en la Unidad de Hospitalización del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (C.H.U.V.I.) hasta su jubilación en Noviembre de 2018. Autor de 3 libros, 7 capítulos de libros y 15 artículos sobre temas de la especialidad (psiquiatría general, psicogeriatría, obesidad) y humanísticos. Interesado en la creatividad artística y su posible relación con las enfermedades mentales, especialmente en el campo de la música, ha publicado varios artículos relacionados con ese tema y un libro: “Música y enfermedad mental” (2016).

Noticias recientes