Young RC, Mulsant BH, Sajatovic M, Gildengers AG, Gyulai L, Al Jurdi RK, Beyer J, Evans J, Banerjee S, Greenberg R, Marino P, Kunik ME, Chen P, Barret M, Schulberg HC, Bruce ML, Reynolds CR, Alexopoulos GS; GERI-BD Study group
AM J Psychiatry 2017 Nov 1 ; 174 (11): 1086-1093.
doi: 10.1176/appi.ajp.2017.15050657

 

En la actualidad disponemos de escasa evidencia en relación al tratamiento del trastorno bipolar en población anciana. La mayor parte de consensos o guías terapéuticas extrapolan datos de población adulta. Por este motivo se necesitan ensayos clínicos controlados y específicos para este grupo de población.

Diversos autores han publicado en la prestigiosa revista American Journal of Psychiatry el primer estudio controlado y aleatorizado en el tratamiento de la manía en la vejez. Los autores han comparado la eficacia y tolerabilidad del tratamiento mediante litio y valproato sódico en pacientes con trastorno bipolar tipo I y que presentaban un episodio maníaco, hipomaníaco o mixto. La muestra estaba compuesta por 224 pacientes hospitalizados y ambulatorios de sesenta años o más. Los participantes eran asignados de forma aleatoria a un ensayo doble ciego con litio (concentración plasmática objetivo 0,80-0,99 mEq/L) o valproato sódico (concentración plasmática objetivo 80-99 microgramos/ml) durante nueve semanas. Los pacientes realizaban una evaluación psicométrica incluyendo la medida principal de eficacia (YMRS, Young Mania Rating Scale). La tolerabilidad se evaluó mediante una medida de sedación y en las proporciones de los sujetos que lograron las concentraciones objetivo. Los sujetos con una respuesta inadecuada al tratamiento después de tres semanas de tratamiento recibían risperidona como coadyudante de forma abierta.

Los resultados completos del trabajo se pueden leer en la lectura del artículo en la revista original. Los autores constataron que las tasas de respuesta a las nueve semanas no difieren significativamente entre los grupos de litio y valproato sódico (79% y 73%, respectivamente). El litio se asoció con una mayor reducción en las puntuaciones de manía durante 9 semanas. En la misma línea, la necesidad de risperidona adyuvante fue baja y similar entre ambos grupos (17% y 14%, respectivamente).

En relación al perfil de tolerabilidad las tasas de abandono fueron similares para litio y valproato sódico (14% y 18% en la semana 3 y 51% y 44% en la semana 9, respectivamente). Ambos grupos tampoco diferían de forma significativa en la medida de sedación. Los participantes en el grupo de litio presentaban más temblor. Proporciones similares de participantes en los grupos de litio y valproato sódico lograron concentraciones objetivo (57% y 56%, respectivamente).

Los resultados de este ensayo clínico sugiere que tanto litio como valproato sódico son eficaces y bien tolerados en el tratamiento de la manía en pacientes por encima de los 60 años. Este artículo constituye una evidencia del uso de ambos estabilizadores en el tratamiento del trastorno bipolar en población psicogeriátrica. Es necesario disponer de ensayos clínicos en poblaciones especiales que permitan disponer de una mayor evidencia en el manejo terapeútico del trastorno bipolar en estos grupos clínicos.