Li C, Birmaher B, Rooks B , Gill MK, Hower H, Axelson DA, Dickstein D, Goldstein TR, Liao F, Yen S, Hunt J, Iyengar S, Ryan ND, Strober MA, Keller MB, Goldstein BI

J Clin Psychiatry 2019 Jul 30; 80 (4).

doi: 10.4088/JCP.18m12422

 

El trastorno bipolar presenta una elevada prevalencia de síndrome metabólico sobre todo en pacientes adultos. Sin embargo disponemos de poca información en relación a los parámetros del síndrome metabólico en adolescentes y adultos jóvenes con la enfermedad. Recientemente la revista Journal of Clinical Psychiatry ha publicado un original que analiza la prevalencia del síndrome metabólico en jóvenes con trastorno bipolar y su relación con el curso evolutivo.

Los datos completos del estudio se pueden consultar en la lectura del artículo publicado. Se trata de un estudio transversal retrospectivo de 162 adolescentes y adultos jóvenes (media +/- edad SD=20,8 +/- 3,7 años con un rango entre 13,6 y 28,3 años) que habían sido incluidos en un protocolo de estudio denominado COBY entre los años 2000 y 2006.  Los pacientes han de cumplir criterios diagnósticos DSM-IV para trastorno bipolar tipo I, tipo II o no especificado.

La metodología incluye la recogida de diversas variables sociodemográficas, clínicas y funcionales así como determinaciones recomendadas por la Federación Internacional de Diabetes para la evaluación del síndrome metabólico. Concretamente analizaban presión arterial, glucosa, colesterol de lipoproteína de alta densidad (HDL), triglicéridos y circunferencia de cintura en un punto concreto de tiempo. El estado de ánimo, las situaciones comórbidas y el tratamiento durante los seis meses previos a la inclusión en el estudio se evaluaron mediante la evaluación de seguimiento del intervalo longitudinal.

La prevalencia de parámetros relacionados con síndrome metabólico en la muestra fue del 19,8%. Los criterios más comunes fueron bajo HDL-C (56.5%) y obesidad abdominal (46,9%). Los pacientes con síndrome metabólico se asociaron con un funcionamiento global más bajo y presentaron más porcentaje de semanas con síntomas depresivos y un mayor porcentaje de semanas con tratamiento antidepresivo en los seis meses anteriores.

En cambio no se encontró relación significativa con síntomas maníacos o con fármacos que no sean antidepresivos.

En resumen, los autores constatan una prevalencia de síndrome metabólico, al menos, el doble en pacientes bipolares en comparación con la población general. Esta mayor prevalencia se asociaba a mayor carga de síntomas depresivos y peor funcionalidad.

Por tanto, parece evidente que el abordaje terapéutico de los pacientes jóvenes con trastorno bipolar conlleva medidas terapéuticas y estratégicas dirigidas a los factores de riesgo asociados al síndrome metabólico.