Mishra A, Krishna GS, Alla S, et al Front Pharmacol. 2017 Oct 10;8:722. doi: 10.3389/fphar.2017.00722

El abordaje terapéutico del trastorno bipolar incluye diversas intervenciones multidisciplinares con el mismo objetivo final. La literatura recoge amplia evidencia favorable en cuanto a la colaboración entre psiquiatras, psicólogos, médicos de Atención Primaria, personal de enfermería y trabajadores sociales.

Existen pocos datos en relación al abordaje colaborativo con otros profesionales como el farmacéutico. Recientemente se han publicado los datos de un trabajo colaborativo entre farmacéuticos y psiquiatras dirigido a evaluar la posible eficacia sobre la adherencia al tratamiento farmacológico por parte del paciente, así como la calidad de vida subjetiva percibida por el propio paciente.

En la actualidad sabemos que los pacientes bipolares presentan tasas bajas de adherencia al tratamiento farmacológico y presentan una percepción negativa de su propia calidad de vida.

La metodología del estudio recogía los datos de un estudio prospectivo de seguimiento de 75 pacientes bipolares ambulatorios que realizaban dicho seguimiento en las consultas externas de una Unidad Especializada de un Hospital Terciario. Los pacientes eran aleatorizados a un grupo específico que realizaba una intervención colaborativa entre farmacéutico y psiquiatra u a otro grupo control que realizaba la intervención habitual no colaborativa.

El estudio recogía intervenciones controladas con diversos materiales y aportación de elementos educativos por parte del farmacéutico. El seguimiento se realizaba durante tres meses con evaluaciones mensuales durante este periodo de tiempo. Los autores utilizaban cuestionarios específicos para evaluar la calidad de vida (WHOQOL-BREF) y la adherencia (escala de calificación de adherencia a medicamentos).

Los resultados completos se pueden consultar en la lectura del propio artículo. Destacar que la mejoría media en la adherencia a la medicación y la calidad de vida de los grupos de prueba y control fue de 2,06 +/- 0,15 (<0,0001) y 13,8 +/- 10,5 (<0,05) respectivamente. Es decir, el estudio concluyó que la colaboración entre farmacéuticos y psiquiatras pueden mejorar significativamente la adherencia al tratamiento farmacológico y la calidad de vida en pacientes con trastorno bipolar.

Estos resultados sugieren la posibilidad de fomentar dicha colaboración en los diferentes modelos asistenciales con el objetivo de mejorar la adherencia y la calidad de vida de los pacientes.