Salloum IM, Brown ES Am J. Drug Alcohol Abuse 2017 Mar 16:1-11: doi: 10.1080/00952990.2017.1292279

Los pacientes con trastorno bipolar presentan elevadas cifras de comorbilidad con trastornos por uso de sustancias tóxicas.Esta situación dual representa un reto en el manejo clínico y terapéutico. Pese a su trascendencia, en la literatura existen pocos estudios que analicen la posible eficacia de los tratamientos en este campo.

 

Recientemente Salloum y Brown, dos referentes en el paciente bipolar dual, han publicado una revisión en Am J Drug Alcohol Abuse que recoge los datos de los estudios publicados en el manejo del trastorno bipolar comórbido con los trastornos por uso de sustancias. Los autores han recogido los datos publicados hasta septiembre del año 2016 incluyendo los resultados de las intervenciones psicosociales randomizadas, los estudios farmacológicos doble ciego y controlados mediante placebo en estos pacientes. El artículo también revisa datos generales de salud pública en relación a principios generales de manejo y gestión sanitaria en este campo.

 

Los autores identifican 16 estudios de tratamiento, concretamente 3 en relación a intervención psicoterapéutica y 13 ensayos clínicos farmacológicos (concretamente litio, valproato, lamotrigina, topiramato, naltrexona, acamprosato, disulfiran, quetiapina y citicolina). El artículo recoge el impacto que tiene el consumo de sustancias sobre el diagnóstico y varios aspectos clínicos en el trastorno bipolar. También constatan la eficacia de las intervenciones psicosociales.

 

En cuanto al tratamiento farmacológico, la revisión identifica que valproato y naltrexona contribuyen al descenso del consumo de alcohol y citicolina mejora la cognición y puede tener efectos sobre el consumo de cocaína. Estos datos ponen en evidencia la escasa investigación que existe en este campo a pesar de la trascendencia de esta situación comórbida.