Pacchiarotti I, Leon-Caballero J, Murru A, Verdolini N, Furio M, Pancheri C, Valenti M, Samalin L, Roige ES, Gonzalez Pinto A, Montes JM, Benabarre A, Crespo JM, de Dios Perrino C, Goikolea JM, Gutierrez Rojas L, Carvalho AF, Vieta E.

Eur Neuropsychopharmacol  2016 Oct 26 (10): 1562-1578

10.1016/euroneuro.2016.08.008

 

El trastorno bipolar en la mujer presenta periodos de mayor vulnerabilidad que requieren intervenciones terapéuticas más complejas. Entre estos periodos destaca el embarazo, parto y post parto como una época vital de alto riesgo que presenta interrogantes terapéuticos a varios niveles. La lactancia pone en cuestión aspectos en relación a la conveniencia del tratamiento en función del balance riesgo / beneficio. Por un lado es evidente que la leche materna es una fuente importante de nutrientes y factores de protección para el recién nacido pero por otro lado no se puede infravalorar el riesgo para la madre durante esta época que desaconsejan la retirada del tratamiento psicofarmacológico. El riesgo de recaída en mujeres bipolares durante el periodo post parto es muy elevado y se incrementa en aquellas pacientes que han abandonado el tratamiento farmacológico mediante estabilizadores del ánimo. Por este motivo es especialmente interesante conocer datos en relación a la seguridad del uso de estos fármacos en mujeres que mantengan lactancia materna. En esta línea, la revista European Neuropsychopharmacology acaba de publicar una revisión del tema.

Los autores han realizado una revisión sistematizada de la literatura del riesgo / beneficio en relación a la salud de las madres y de los lactantes  del uso de estabilizadores del ánimo y  antipsicóticos en esta población clínica. El artículo consiste en una revisión realizada según la metodología PRISMA (preferred reporting items for systematics reviews). El trabajo recoge datos de los fármacos estabilizadores y antipsicóticos durante la lactancia en relación al estado de salud de la madre y de los niños. La selección final incluye 56 estudios tras diversos procesos de selección. La revisión completa se puede consultar en la versión online de la publicación. Los datos constatan que el litio puede ser una opción en el tratamiento del trastorno bipolar durante el periodo de lactancia. Ácido valproico y carbamazepina también se han considerado relativamente seguros en estas poblaciones. Lamotrigina puede ser utilizada y su administración en dosis bajas puede ser considerada de forma individual para casos concretos. Entre los antipsicóticos y en función de los datos aportados por la revisión, quetiapina y olanzapina son consideradas primera línea de tratamiento. Risperidona puede ser compatible con esta situación pero bajo monitorización y control médico. Actualmente, clozapina y amisulpirida está contraindicadas en lactancia materna por su elevado riesgo. La lectura de este artículo pone en evidencia que en la actualidad disponemos de opciones válidas y seguras para prevenir y tratar recaídas en mujeres bipolares durante el periodo de lactancia. No obstante parece necesario ampliar información en este campo, sobre todo en cuanto a estudios a largo plazo y posibles efectos neurocognitivos o en el neurodesarrollo de los niños durante el curso evolutivo.