BrainNews
Música y confinamiento: El papel de la música en situaciones críticas

Música y confinamiento: El papel de la música en situaciones críticas

Las últimas semanas han supuesto un cambio drástico en nuestro estilo de vida como no hubiéramos imaginado previamente. La vivienda que habitamos se convirtió en un espacio único para toda nuestra actividad y en algunos momentos incluso vivido como una cárcel. Y si cada persona buscaba formas diversas para ocupar su tiempo, una hora se convirtió en referencia para el resto del día: las 8 de la noche. A esa hora todo el mundo salía a ventanas y balcones para aplaudir, pero no sólo, sino acompañado por todos los que se encontraban a su alrededor. Pero desde el primer momento, y de forma progresiva, al aplauso se fue incorporando otro elemento: la música, cantada, interpretada por instrumentos o de ambas formas. “Resistiré” se convirtió en un himno, coreado por todos hasta el aburrimiento, al tiempo que han surgido letras nuevas para canciones antiguas y se han multiplicado las nuevas canciones inspiradas por el confinamiento. En esta situación de aislamiento social surgen como sentimientos negativos a combatir “ansiedad, preocupación o miedo” (SEP 2020) En este artículo intentaremos analizar la importancia colectiva de la música que explica su pervivencia a lo largo de la historia y de qué forma puede ayudar a superar una situación crítica como la vivida recientemente.

Blacking (2006) define la música como “sonido humanamente organizado” y sostiene que el canto y danza antecedieron al desarrollo del intercambio verbal. La música se encuentra en todas las culturas y ha estado presente a lo largo de la Historia de la Humanidad; con un origen incierto, una evolución desde la música vocal a la instrumental, de la interpretación individual a la colectiva. Forma parte de las celebraciones colectivas desde las ceremonias y bailes rituales de las sociedades primitivas, hasta las composiciones religiosas, marchas militares e himnos nacionales que se interpretan en situaciones solemnes. La música forma parte de nuestras vidas, aunque no seamos habitualmente conscientes de la frecuencia con que la escuchamos; todo ello guarda relación con la acción de la música sobre el cerebro.

Posee la capacidad de desencadenar emociones intensas de forma inmediata (Storr 2002) a diferencia de otras manifestaciones artísticas. Inicialmente se creyó que la percepción musical, en contraste con el lenguaje, se situaba en el hemisferio derecho, pero como señala Levitin (2008) la situación es más compleja con la intervención de múltiples áreas de ambos hemisferios (Figura 1).

Música y confinamiento: El papel de la música en situaciones críticas

Figura 1. Adaptaciones de Levitin 2008. Imagen 1: Regiones cerebrales relacionadas con la música (Derechos de imagen: Licencia CC BY-SA-NC); Imagen 2: Estructuras cerebrales en la percepción. (Derechos de imagen: Licencia CC BY-SA-NC).

A nivel bioquímico se ha demostrado liberación de dopamina en el sistema estriatal en dos tiempos (en el caudado antes y en el núcleo accumbens en el pico emocional de la respuesta a la música) al igual que en otras experiencias placenteras como la comida, las drogas o el sexo (Salimpoor y otros, 2011). La música puede llegar a producir respuestas intensamente placenteras, hasta el punto de producir escalofríos, acompañados de aumento de frecuencia respiratoria y cardiaca y de flujo cerebral en zonas como el striatum ventral, amígdala, córtex orbitofrontal, y córtex ventro-medial prefrontal, zonas igualmente ligadas a sensaciones de placer (Blood y Zatorre 2001, Salimpoor y otros 2009).

El hombre es un ser sociable por naturaleza y el confinamiento supone aislamiento social, lo cual es fuente de estrés. El estrés supone una activación de mecanismos de alerta que se extienden desde el cerebro (amígdala, hipotálamo, hipófisis) a la periferia (glándulas suprarrenales). La audición de música tiene la capacidad de reducir la sensación de presión y malestar al tiempo que se modifican las variables fisiológicas asociadas. La audición musical previa a un estresor estandarizado afecta al sistema nervioso autonómico (en términos de una recuperación más rápida) y en menor grado a la respuesta endocrina y psicológica al estrés (Thoma y otros, 2013). Además, la escucha musical se mostró efectiva para reducir los niveles subjetivos de estrés, encontrándose los efectos más marcados cuando la relajación era la razón para la escucha musical, con el resultado de disminución en los niveles subjetivos de estrés y menores concentraciones de cortisol (Linnemann y otros, 2015).

Un último aspecto a reseñar es la relación entre música y movimiento, que se pone de manifiesto en la relación indisoluble entre música y danza y en la experiencia cotidiana del seguimiento involuntario del ritmo de una pieza con el pie. La audición de música produce activación, además de las áreas corticales relacionadas con la audición, de áreas motoras (córtex motor primario, área motora suplementaria, áreas premotoras dorsal y ventral y regiones parietales) incluso cuando no se produce movimiento (Gordon y otros, 2018).

En resumen, la música forma parte de nuestra vida social y constituye un buen acompañante para tiempos de crisis y aislamiento como los que hemos vivido recientemente.

Referencias:

  • Blacking J. ¿Hay música en el hombre? Madrid: Alianza Editorial, 2006.
  • Blood AJ & Zatorre RJ. Intensely pleasurable responses to music correlate with activity in brain regions implicated in reward and emotion. Proceedings of the National Academy of Science 2001; 98 (20): 11818-23. https://www.pnas.org/content/pnas/98/20/11818.full.pdf?sid__=.
  • Gordon CL, Cobb PR, Balasubramaniam R. Recruitment of the motor system during music listening: An ALE meta-analysis of fMRI data. PLoS ONE 2018;13(11): e0207213. https://doi.org/ 10.1371/journal.pone.0207213
  • Levitin DJ. Tu cerebro y la música. Barcelona: RBA Libros S.A., 2008.
  • Linnemann A, Ditzen B, Strahler J, Doerr JM, Nater UM. Music listening as a means of stress reduction in daily life. Psychoneuroendocrinology 2015; 60: 82-90. https://doi.org/10.1016/j.psyneuen.2015.06.008
  • Salimpoor VN, Benovoy M, Longo G, Cooperstock JR, Zatorre RJ. The Rewarding Aspects of Music Listening Are Related to Degree of Emotional Arousal. PLOS ONE 2009; 4(10): e7487. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0007487
  • Salimpoor V, Benovoy M, Larcher K, Dagher A, Zatorre RJ. Anatomically distinct dopamine release during anticipation and experience of peak emotion to music. Nat Neurosci 2011; 14: 257–262. https://doi.org/10.1038/nn.2726
  • Sociedad Española de Psiquiatría (SEP). Guía COVIDSAM para la intervención en salud mental durante el brote epidémico de COVID19. Marzo 2020. http://www.sepsiq.org/file/InformacionSM/SEP%20GU%C3%8DA%20COVIDSAM.pdf
  • Storr A. La música y la mente: el fenómeno auditivo y el porqué de las pasiones. Barcelona: Ediciones Paidós Ibérica S.A., 2002.
  • Thoma MV, La Marca R, Brönnimann R, Finkel L, Ehlert U, Nater UM. The Effect of Music on the Human Stress Response. PLoS ONE 2013; 8(8): e70156. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0070156

MAT-ES-2002874. V1. Octubre 2020

Dr. Carlos Delgado

Licenciado en Medicina por la Universidad Autónoma de Madrid (1978). Especialista en Psiquiatría vía MIR en el Hospital Clínico de Santiago de Compostela (1984). Doctor en Neurociencias por la Universidad de Vigo (2009). Profesor de la Escuela Universitaria de Enfermería del Hospital Meixoeiro de Vigo de 1991 a 2018. Ex -Profesor Asociado del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Santiago de Compostela y Ex tutor de Residentes de la especialidad de Psiquiatría. Facultativo Especialista de Área en la Unidad de Hospitalización del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (C.H.U.V.I.) hasta su jubilación en Noviembre de 2018. Autor de 3 libros, 7 capítulos de libros y 15 artículos sobre temas de la especialidad (psiquiatría general, psicogeriatría, obesidad) y humanísticos. Interesado en la creatividad artística y su posible relación con las enfermedades mentales, especialmente en el campo de la música, ha publicado varios artículos relacionados con ese tema y un libro: “Música y enfermedad mental” (2016).

Noticias recientes