Durante la reunión anual de la American Psychiatric Association que se ha celebrado en San Diego del 19 al 23 de mayo de 2017 se han presentado los resultados del único fármaco aprobado por la FDA para el tratamiento de la discinesia tardía (DT).

La DT es un efecto secundario que aparece tras el uso de los neurolépticos caracterizado por sufrir movimientos involuntarios, especialmente de la cara, de los labios y de la lengua. Dicho trastorno puede persistir durante años después de haber suspendido la medicación. Se trata de una patología muy discapacitante que produce un deterioro significativo tanto en la funcionalidad como en la calidad de vida de los pacientes que la padecen.

El fármaco presentado se llama valbenazina y es un inhibidor reversible de la VMAT2 (transportador vesicular de las monoaminas). Dicha inhibición produciría una menor liberación de dopamina en el botón sináptico por lo que, teóricamente, el efecto adverso producido por el antipsicótico sería menor. Para conseguir la aprobación de dicho fármaco se han realizado tres ensayos clínicos randomizados y aleatorizados frente a placebo, cada uno de ellos de 6 semanas de duración (aunque uno de ellos llegó hasta las 48 semanas de seguimiento) que han incluido un total de 445 pacientes. Los pacientes tenían una edad comprendida entre los 26 y los 84 años, padecían DT de intensidad entre moderada y severa y estaban diagnosticados de esquizofrenia/trastorno esquizoafectivo (72%) o trastornos afectivos (27%) y todos ellos recibían tratamiento con antipsicóticos (la mayoría de ellos con atípicos). Los ensayos demostraron una reducción significativa de la intensidad de los movimientos involuntarios medidos con la escala AIMS (Abnormal ­Involuntary Movement Scale) que puntúa la intensidad de la DT de 0 a 28 puntos. Los ensayos mostraron una superioridad de valbenazina frente a placebo tras 6 semanas de seguimiento a la hora de reducir de forma significativa los síntomas motores de la DT.

El fármaco tiene dos presentaciones (40 y 80 mgr) y se recomienda empezar por 40 mgr para aumentar la dosis a 80 mgr una semana después para mejorar la tolerancia al fármaco. Los efectos secundarios que aparecen con mayor frecuencia son similares a los de otros psicofármacos: somnolencia (efecto secundario más frecuente), efectos anticolinérgicos, cefalea, nauseas, acatisia y artralgias.

El fármaco puede aumentar el intervalo QT del ECG por lo que no se recomienda usarlo en pacientes con síndrome del QT largo o con arritmias cardiacas que estén asociadas a incrementos del QT. Se metaboliza fundamentalmente por la vía hepática (citocromo P450 3A4 y 2D6) lo que debe tenerse en cuenta de cara a posibles interacciones farmacológicas. En pacientes con insuficiencia hepática se recomienda usar sólo 40 mgr.

Hasta el momento es el primer y único fármaco aprobado en esta patología de tal forma que puede mejorar los síntomas de una patología crónica para la que, hasta este momento, no se disponía de un remedio eficaz.

 

Para saber más:

Davis MC, Miller BJ, Kalsi JK, Birkner T, Mathis MV. Efficient Trial Design — FDA Approval of Valbenazine for Tardive Dyskinesia. New England Journal of Medicine 2017.