Henry C, Godin O, Courtet P, Azorin JM, Gard S, Bellivier F, et al, FACE-BP collaborators. Bipolar Disord. 2017 Sep 12. doi: 10.1111/bdi.12539.                                                                                   

En los últimos años hemos asistido a un interés creciente por la aparición de unidades especializadas en el tratamiento del trastorno bipolar. Diversas evidencias sugieren un nivel más elevado de calidad asistencial y efectividad en este tipo de unidades en comparación a los dispositivos habituales. Sin embargo existen pocos datos en la literatura que analicen estos aspectos. La Fundación Fonda Mental estableció en Francia un sistema de asistencia sanitaria para pacientes con trastorno bipolar que establece colaboraciones estrechas entre diversos centros expertos y los profesionales de referencia.

Este sistema de atención se basa en una evaluación clínica exhaustiva y en recomendaciones terapéuticas personalizadas tanto a nivel farmacológico, psicosocial como en hábitos y estilo de vida. Estas recomendaciones son enviadas a los profesionales de la salud e implican activamente a los pacientes y su familia o entorno cercano.  La revista Bipolar Disorders acaba de publicar los resultados de una evaluación de este sistema de asistencia sanitaria que recoge los resultados de un seguimiento observacional durante dos años de los pacientes atendidos dentro de esta red asistencial. El artículo recoge datos de casi 1.000 pacientes (n=984 sujetos). La edad media de los pacientes era de 42,7 años y el 58,8% eran mujeres. La metodología del estudio incluye la comparación de diversos parámetros clínicos y psicométricos que se analizan un año antes de la inclusión y durante los dos años siguientes del periodo de seguimiento en la red asistencial.

En el artículo se puede consultar con mayor detalle la metodología y las variables incluidas en el estudio así como los resultados del mismo. Entre estos resultados, los autores constatan una clara disminución de los días de hospitalización, así como una mejoría de la capacidad funcional asociada a una reducción de los síntomas residuales del estado de ánimo, la disminución de las comorbilidades psiquiátricas, mejoría del patrón de sueño y una mayor adherencia al tratamiento. Este estudio demuestra una mejora general de los pacientes cuando realizan un seguimiento durante dos años en esta red asistencial de centros expertos para trastorno bipolar. Los resultados de este artículo invitan a profundizar en esta línea y valorar estos aspectos en la realización y organización de los diferentes planes de salud mental.