El congreso celebrado en Las Palmas de Gran Canaria el día 2 y 3 de febrero contó con la participación de más de 200 profesionales, procedentes tanto de la península como de la red de salud mental y de la red de adicciones de Canarias. Durante este evento se abordaron temas de candente actualidad científica y asistencial. Estas jornadas contaron con el apoyo institucional del gobierno de Canarias y el Servicio Canario de Salud.

 

En las primeras presentaciones se abordó la necesaria coordinación tanto entre la red de salud mental general y la red de adicciones, como con de ambas con la red de atención primaria. En este sentido el Dr Negrín, de la unidad de patología dual del Hospital Universitario, explicó el programa coordinado entre tres redes, de atención ambulatoria a pacientes con patología dual grave, especialmente pacientes con trastornos psicóticos y bipolares. En este programa se realiza un abordaje intensivo en pacientes, con acceso directo por parte del paciente, abordaje de prevención de recaídas, centrado tanto en el trastorno psicopatológico como en el consumo y el manejo de medicación supervisada y muy frecuentemente con antipsicóticos de larga duración.

 

Posteriormente se realizaron aportaciones por expertos tanto desde el campo de la patología dual, como de la infectología y medicina interna, de los últimos avances en la detección, motivación para el tratamiento y los nuevos abordajes farmacológicos, con los fármacos antivirales de acción directa, en los pacientes con adicciones y otros trastornos mentales. Además de destacar la gran prevalencia y la necesidad de que los profesionales de salud mental y adicciones conozcan la relevancia de este tema, se destacó que los nuevos tratamientos se pueden utilizar sin problemas en personas consumidoras de drogas y que reciben psicofármacos de distinto tipo.

 

En otro bloque de presentaciones se estudió y actualizó la relevancia del sistema opiáceo, tanto desde la perspectiva farmacológica y neurobiológica como del manejo de los tratamientos con agonistas opiáceas, metadona y buprenorfina. También se abordo las nuevas realidades del consumo en contexto de actividades sexuales mantenidas y en grupo, que actualmente se incluyen bajo el paradigma del Chemsex. A pesar de que los consumos habitualmente no son regulares, se describieron tanto las consecuencias clínicas del uso compulsivo y por vías directas de estas nuevas drogas, de tipo estimulante o alucinatorio, como de la posibilidad de que algunos pacientes que participan en este tipo de actividades lo realicen en contexto de cuadros psicóticos o afectivos, tanto de tipo maniforme, como incluso depresivo.

 

A lo largo de la jornada se realizaron presentaciones sobre el manejo de pacientes psicóticos, en contexto de consumo de cannabis y de cocaína y en poblaciones especiales, como son los niños y adolescentes, lo que suscitó muchas preguntas y comentarios sobre la relación de la red de salud mental de adultos y adicciones con la red de salud mental infanto-juvenil.

 

Finalmente se debe destacar las presentaciones sobre la relevancia y riesgos de los trastornos depresivos en los pacientes con trastorno por consumo de alcohol y su manejo con fármacos antidepresivos y eutimizantes buscando el control de los síntomas depresivos, como de los riesgos de suicidio.