Las Jornadas celebradas en la Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca los días 12 y 13 de Diciembre de 2018 contaron con la participación de más de 200 asistentes. Sirvió así para celebrar los 800 años de historia de la Universidad.

En ellas se trató de abordar el problema de la patología dual desde una perspectiva de género a lo largo de la vida. Para ello se realizó un recorrido evolutivo por etapas desde la infantil, la adulta y la tercera edad. En cada una de las etapas se debatieron diferentes aspectos de la salud mental; los trastornos alimentarios, alteraciones de la conducta, trastornos psicóticos y afectivos. En todos ellos la importancia de la patología dual como nexo de unión en todos ellos centró gran parte de los foros de debate.

De algunas de las mesas que se presentaron en la Jornadas, destacar especialmente la intervención del profesor Jesús Pérez Sánchez-Toledo, Profesor de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y Director del programa CAMEO de Intervención precoz en psicosis. Este grupo de investigadores estudian la posibilidad de tratar sintomatología psicótica con un derivado cannabinoide, concretamente el Cannabidiol (CBD). En algunos de los estudios ya publicados se ofrecen resultados positivos y satisfactorios en este sentido y ofrece una nueva puerta terapéutica en el tratamiento de la esquizofrenia.

Especial interés suscitó aspectos que afectan a las mujeres que sufren violencia de género y patología dual, ya que según  los datos aportados por el grupo del complejo asistencial de Zamora un 44% de mujeres atendidas en consultas de atención a víctimas de violencia de género pueden tener patología dual. E

n este sentido, se destacó que las consecuencias de padecer un trastorno mental y patología adictiva en las mujeres suelen ser más graves, ya que son más vulnerables a sus efectos, tienen mayores dificultades para iniciar tratamiento y suelen evolucionar menos favorable que los hombres; lo que las hace merecedoras de una atención específica.

En una comunidad como Castilla y León, donde la población rural tiene un peso específico muy importante, se hace más necesaria de esa atención, pues las posibilidades de acceder a algún tipo de tratamiento es más difícil debido a la estructura y el tejido social de las personas que viven en esos entornos.

Como conclusiones relevantes de las jornadas se destacó la detección precoz desde el ámbito de la atención primaria, sobre todo en las etapas infantiles y de la adolescencia, el abordaje multidisciplinar desde un enfoque integral, facilitando la participación de agentes sanitarios y sociales. Se hizo especial hincapié en la aparición de nuevos cuadros clínicos que tiene que ver con aspectos relevantes en la sociedad actual.

Temas como la violencia de género, nuevas adicciones de carácter comportamental como las nuevas tecnologías (uso de los dispositivos móviles), la adicción a la comida como un nuevo constructo clínico dentro de los trastornos alimentarios.

También se debe destacar el uso/dependencia de las denominadas “drogas legales” del tipo benzodiacepinas y analgésicos opiáceos, sobre todo en el tercera edad, debido en parte al incremento de patologías crónicas y de la esperanza de vida, hecho que hace tener una población cada vez más envejecida y un uso cada vez más frecuente de psicofármacos.