El congreso celebrado en Madrid, entre los días 19-21 de Abril, contó con la participación de más de 1000 profesionales, procedentes de todo el territorio nacional. Las Jornadas integraron diversos formatos de presentación: simposios, foros de debate, talleres, conferencias, casos clínicos, comunicaciones orales y  posters.

En el Simposio dedicado a la Sexualidad y la Patología Dual se debatió sobre la frecuencia de Disfunciones Sexuales (DS) asociadas a diferentes tipos de psicofármacos, fundamentalmente del grupo de antidepresivos; así como la persistencia de la DS tras el abandono de la terapia antidepresiva, existiendo un gran porcentaje de pacientes que no recuperan la función sexual a pesar de suspender el tratamiento con ISRS.

Se hizo un repaso a los nuevos fármacos antidepresivos que menos afectaban a la DS. En la misma línea, en relación a los fármacos antipsicóticos, se concluyó que los clásicos presentan más DS comparados con los atípicos o de segunda generación.

En el foro de debate de la Psicosis Dual se abordó el dilema de por qué no se suele tener esta situación clínica en cuenta. En este sentido, el paciente dual debe ser considerado como un “paciente crónico complejo” debido al frecuente descenso que tienen en la escala social y a la multitud de complicaciones orgánicas que presentan. Se concluía que actualmente, en algunas unidades, más que una prohibición del consumo de sustancias se trabaja en fomentar la adherencia y minimizar riesgos y complicaciones del consumo.

En el foro de debate de Trastornos de la Conducta alimentaria TCA y Patología Dual, se destacó el papel de la neurobiología compartida entre el sistema de refuerzo, propio de las adicciones químicas, y los TCA (sobre todo en Trastorno por atracón y bulimia). También, se describió el mal uso de redes sociales como agente mantenedor del problema más que como agente desencadenante/precipitante. Se evidenciaron las relaciones entre los rasgos de personalidad y la asociación con el tipo de TCA: Cluster C: rigidez mental, autoexigencia, se relacionaría con Anorexia Nerviosa.

El Cluster B: impulsividad, se relacionaría con la Bulimia y el Trastorno por Atracón. Resultó interesante el aspecto como constructo clínico de la “adicción a comer”, llegando a la conclusión que los resultados más evidentes de las recientes investigaciones integran  el concepto de la adicción al comer en la línea de una adicción comportamental, más que a la comida en sí; hecho diferencial con las investigaciones básicas en animales de experimentación.

Finalmente se puede destacar el acto en el que se repasó los 20 años de la Sociedad Española de Patología Dual, se comentaron los retos conseguidos en la difusión del concepto de patología dual, tanto en muchos profesionales que trabajan en la red de salud mental de adultos, de niños o en la red de adicciones, como en las autoridades sanitarias y la población general.

También se destacó los grandes retos que marcarán el futuro, como son las actuales corrientes negacionistas que intentan soslayar las evidencias de las neurociencias en las adicciones y la patología dual y los estudios sobre los nuevos tratamientos. Por otra parte, también se intercambiaron opiniones sobre cómo manejar el reto de la formación y el recambio de los futuros profesionales y la lucha contra el doble estigma de los pacientes.