Almeida OP, McCaul K, Hankey GJ, Yeap BB, Golledge J, Flicker L

Br J Psychiatry 2016; 209 (2): 121-126

 La demencia constituye un problema relevante en salud pública. Una de las líneas de investigación más interesantes en este campo se centra en la identificación de los estados previos que constituyen situaciones de alto riesgo que permitan poder realizar una intervención precoz con el objetivo de disminuir la prevalencia de la enfermedad. En esta línea tradicionalmente se había relacionado la historia previa de trastornos afectivos, sobre todo trastorno bipolar y el trastorno depresivo subtipo melancólico como posibles factores de riesgo para desarrollar un cuadro demencial, especialmente en aquellos casos de evolución más desfavorable. Los resultados de revisiones recientes no son concluyentes en esta dirección, entre otros factores, por diversas limitaciones metodológicas.

Por estos motivos parece relevante un artículo recientemente publicado en la revista British Journal of Psychiatry que investiga específicamente el riesgo de desarrollar una demencia en pacientes bipolares que residen en una zona geográfica concreta de Australia (Perth). Almeida y colaboradores no sólo estudian esta relación sino también las tasas de mortalidad por diversas causas en este grupo de población clínica. El proyecto tras ser evaluado por el correspondiente Comité de Ética Asistencial fue realizado mediante la utilización del registro electoral para identificar los varones pertenecientes al área metropolitana de Perth con edades comprendidas entre 65 y 85 años en el año 1996. Para identificar los diagnósticos clínicos, los autores utilizaron las bases de datos del sistema informático sanitario de esta zona de Australia. Este sistema conocido como WADSLD (Western Australian Data Linkage System) recoge la información de los pacientes ambulatorios e ingresados que contactan con los servicios sanitarios de la zona. Los autores han utilizado como outcome principal el diagnóstico de demencia tanto en su acepción genérica como en la enfermedad de Alzheimer, Lewy o Pick. Como secundario utilizan la causa de la muerte por diversas causas (suicidio, accidente, infección, cáncer, enfermedad del corazón, enfermedad del cerebro, enfermedad vascular, enfermedad del sistema digestivo, hepático y renal así como otras causas de mortalidad). Otras variables introducidas en el diseño del estudio y que eran recogidas se relacionaban con la fecha del nacimiento y la historia previa o actual de consumo de alcohol u otras sustancias. Para identificar los casos de pacientes con trastorno bipolar, el sistema informático WADSLD fue escaneado entre enero de 1966 y abril de 1996 (fecha basal del estudio). Después todos los registros de los outcome fueron examinados entre abril de 1996 y junio de 2009. Posteriormente los autores realizaron un complejo análisis estadístico que se puede revisar en la lectura del artículo y que tenía como objetivo investigar la relación entre los casos identificados de trastorno bipolar con los casos de demencia y la tasa de mortalidad así como otras variables clínicas antes comentadas.

El estudio recoge datos en relación a 37,768 varones con edades comprendidas entre los 65 y los 85 años. En el estudio basal, 256 (0,7%) de estos varones presentaban el diagnóstico de trastorno bipolar en el sistema de registro sanitario utilizado. Los autores constatan un incremento del riesgo para desarrollar una demencia en pacientes con trastorno bipolar en relación al riesgo que pueden presentar los sujetos sin la enfermedad bipolar (25,4% versus 13%). El análisis de los datos sugiere un breve periodo de tiempo para el diagnóstico de demencia en pacientes bipolares, incluso ajustando por la edad (HR=2.58, 95% CI, 2.02 to 3.30) o por la historia de consumo de alcohol u otras sustancias tóxicas (HR=2.30, 95% CI, 1.80 to 2.94). El artículo constata un incremento de mortalidad prematura en pacientes con trastorno bipolar en relación al grupo control sin la enfermedad (tasa mortalidad 69,7 x 1000 versus 49,4 x 1000). Los pacientes con trastorno bipolar presentan de forma significativa un incremento del riesgo de mortalidad por las siguientes causas: suicidio (HR=13.43, 95% CI, 5.35 to 33.73); accidente (HR=2.78, 95% CI, 1.14 to 6.75); Neumonía (HR=3.66, 95% CI, 1.81 to 7.40) y enfermedad digestiva o hepática (HR=2.02, 95% CI, 1.00 to 4.06). Para otras causas, como cáncer, infección, enfermedad vascular o renal, el riesgo de mortalidad era alto pero no alcanzaba significación estadística como en las causas antes descritas.

Los autores también han analizado los datos ajustando por posibles factores de confusión como el estilo de vida u otras variables clínicas. Después de este ajuste realizado en una sub-muestra de 12,147 sujetos se constata un incremento del riesgo para desarrollar demencia y mortalidad prematura en los varones con trastorno bipolar (HR=2.52, 95% CI, 1.54 to 4.15) en comparación con los ancianos sin trastorno bipolar (HR=1.40, 95% CI, 1.01 to 1.95).

En resumen, este trabajo concluye que la demencia y la mortalidad prematura ocurren con mucha frecuencia entre pacientes varones ancianos con trastorno bipolar. En la muestra objeto del estudio, el diagnóstico de trastorno bipolar multiplica por más de dos el riesgo de desarrollar demencia durante un periodo de 13 años de evolución y se puede relacionar con un incremento de mortalidad por encima del 50%. Este trabajo refleja datos exclusivamente en varones y se corresponde con una zona geográfica concreta pero los resultados sugieren una relación estrecha entre trastorno bipolar, demencia y mortalidad prematura por diversas causas. En la práctica asistencial es importante considerar estos aspectos para poder identificar situaciones de más riesgo y por tanto realizar intervenciones preventivas encaminadas a mejorar las mismas. Este artículo resalta la importancia que tiene el tema y por tanto la necesidad de profundizar en líneas de investigación que permitan ampliar el conocimiento en este campo.