Petzold J, Mayer Pelinsky R, Pilhatsh M, Luthe S, Barth S, Bauer M, Severus E

Int J Bipolar Disord 2019 7 : 23

doi: 10.1186/s40345-019-0158-8

El tratamiento psicoeducativo dispone de amplias evidencias en relación a su eficacia como tratamiento coadyuvante en el manejo global del trastorno bipolar. Se ha demostrado que la psicoeducación grupal asociada al tratamiento farmacológico es una intervención efectiva pero puede ser difícil de implementar en la práctica clínica en función del entorno asistencial y los recursos disponibles.

Por este motivo parece interesante profundizar en el uso de nuevas tecnologías que permitan mejorar la aplicación de estas técnicas psicosociales desde un punto de vista de mayor efectividad.

Recientemente la revista Int J Bipolar Disorder acaba de publicar un original en esta línea. Los autores realizan un ensayo clínica multicéntrico, aleatorizado y controlado para comprobar la eficacia de un nuevo programa de tratamiento combinado que incluye un protocolo inicial de psicoeducación seguido de un programa estructurado y aplicado mediante un dispositivo electrónico.

La intervención inicial se realizará durante seis semanas y el programa estructurado es diario y se basa en un dispositivo electrónico (Chrono Record) durante 54 semanas.

El grupo control incluye sesiones grupales no estructuras seguidas de registros o autoinformes diarios que se registran mediante un dispositivo electrónico semejante al que utilizaba el grupo principal asignado a la condición de tratamiento. La muestra total estaba compuesta por 73 pacientes con trastorno bipolar tipo I y tipo II asignados de forma aleatorizada al grupo experimental (n=39) y al grupo control (n=34).

Ambos grupos han recibido el tratamiento habitual. La metodología del estudio también incluye la recogida de variables sociodemográficas, clínicas, subjetivas y evolutivas.

Los resultados completos del estudio se pueden consultar en la lectura del artículo original. Los autores no constataron diferencias significativas entre ambos grupos. El grupo experimental presentó 41 episodios afectivos durante los dos años de seguimiento en comparación con el grupo control que alcanzó 27 episodios.

Ambas diferencias no alcanzaron significación estadística. El tiempo hasta la recurrencia no es diferente de forma significativa entre el grupo experimental y el grupo control (25% recaída después de 112 y 273 días, respectivamente).

Los autores tampoco encontraron diferencias significativas entre ambos grupos de intervención en relación a variables clínicas, calidad de vida subjetiva, expectativas subjetivas de eficacia y satisfacción percibida en la atención sanitaria.

En resumen, este artículo sugiere que realizar un programa de intervención mediante seis sesiones grupales psicoeducativas semanales seguidas de registros diarios a través de un dispositivo electrónico (Chrono Record) durante 54 semanas no es superior a las reuniones grupales no estructuradas seguidas de registros no estructurados.

Estos resultados negativos sugieren la necesidad de profundizar en otras metodologías de aplicación u otras intervenciones psicoterapeúticas eficaces para optimizar el tratamiento de pacientes con trastorno bipolar